Obsesion por la imagen corporal

obsesion-imagen-corporalLa mayoría de nosotros tenemos algo que no nos gusta de nuestra apariencia – una nariz torcida, una sonrisa desigual e incluso que los ojos sean demasiado grandes o demasiado pequeños; y aunque es posible que nos preocupemos acerca de nuestras imperfecciones, estas no interfieren con nuestra vida diaria. 

Pero las personas que tienen el trastorno dismórfico corporal (TDC) piensan acerca de sus defectos reales o percibidos durante horas cada día. 

Ellos no pueden controlar sus pensamientos negativos, ni pueden creer en la gente que les dice que se ven bien. Sus pensamientos pueden causar angustia emocional severa e interferir con su funcionamiento diario. Pueden faltar al trabajo o a la escuela, evitar las situaciones sociales y aislarse, incluso de familiares y amigos por temor a que otros se den cuenta de sus defectos. 



Incluso pueden someterse a cirugías plásticas innecesarias para corregir imperfecciones percibidas, sin encontrar nunca la satisfacción con los resultados. 

Características del TDC

Las personas con TDC pueden desarrollar aversión a cualquier parte de su cuerpo, aunque a menudo se encuentran errores en el pelo, la piel, la nariz, el pecho o el estómago. En realidad, un defecto percibido puede ser sólo una ligera imperfección o incluso puede ser inexistente. Pero para una persona con TDC, el defecto es importante y prominente, a menudo causando angustia emocional severa y dificultades en el funcionamiento diario. 

El TDC se desarrolla más frecuentemente en adolescentes y jóvenes, y las investigaciones muestran que afecta a hombres y mujeres casi por igual. 


Las causas del TDC no son claras, pero ciertos factores biológicos y ambientales pueden contribuir a su desarrollo, incluida la predisposición genética, factores neurobiológicos como el mal funcionamiento de la serotonina en el cerebro, los rasgos de personalidad y experiencias de vida. 

Síntomas 
Las personas con TDC sufren de obsesiones acerca de su apariencia, que puede durar horas o hasta un día entero. Estas, son difíciles de resistir o de controlar. Esto puede conducir a una baja autoestima, miedo a las situaciones sociales y problemas en el trabajo o la escuela. 

Las personas con graves síntomas de TDC, pueden huir de casa e incluso puede tener pensamientos suicidas.


Las personas que sufren TDC pueden realizar algún tipo de conducta compulsiva o repetitiva para tratar de ocultar o mejorar sus defectos, aunque estos comportamientos usualmente sólo dan un alivio temporal. Algunos ejemplos de ello son los siguientes: 

– La comparación de la parte del cuerpo a la apariencia de los demás 
– La búsqueda de la cirugía 
– Viéndose constantemente en un espejo 
– Pellizcarse la piel 
– Preparación excesiva 
– Ejercicio excesivo 
– Cambiarse de ropa excesivamente 

TDC y Otros Trastornos de la Salud Mental 

Las personas con TDC generalmente también sufren de trastornos de ansiedad del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o el trastorno de ansiedad social, así como depresión y trastornos de la alimentación. 
El TDC también se puede confundir con uno de estos trastornos, ya que comparten síntomas similares. Los pensamientos intrusivos y los comportamientos repetitivos que se exhiben en TDC son similares a las obsesiones y compulsiones del TOC. Mientras que evitar las situaciones sociales es similar al comportamiento de algunas personas con trastorno de ansiedad social.

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon